jueves, 14 de febrero de 2008

La última campana



Tus palabras hacen sombra, Holocaustos
Orgía de monstruos, abismos…
La humanidad es un fantasma
que se quiere alimentar de vos.
C. L.

La campana sonando, anunciando un nacimiento. El sacerdote en un ondular de brazos y túnica amortajada. Casi feliz. Estúpidamente feliz dentro de su risa ignorante.
Gran cosa, pensé exhausta; otro condenado más al mundo. A éste mundo de mierda corrompido.
Recuerdo el día que sonó por mí. Tenía tanto miedo y dolor. Una, dos, tres, decía el animal que me tocaba con las manos sucias y gritaba obscenidades mientras que las contracciones laceraban mi carne y la sangre se escurría salvaje entre mis muslos… ¡Te gustó coger! Empujá condenada…y yo lloraba…una, dos, tres…Pensaba en su pelo largo y fino, en sus manos grandes que me apretaban con pasión.
La vida se había convertido en algo extraño. Sobrevivir, resistir con la esperanza de poder ver nuevamente la luz, acompañar al amor, luchar, tratar de alcanzar los objetivos; la profesión, la familia, la casita soñada, los hijos…
¡Empujá puta de mierda! que vas a matar al pendejo…
Una, dos, tres, y la carne se desgarraba como una tela vieja. ¿Cómo es posible que el cuerpo resista tanto?
El alma empieza a rajarse también, pero es necesario espantar la muerte, alejar cualquier pensamiento destructivo, total, para eso estaban ellos; los sedientos de sangre, los estériles que se quedan con el cuerpo y los hijos ajenos…por eso no pueden engendrar vida, sólo muerte y desolación.
Una, dos, tres, y la vida surgiendo entre llantos. Una niña…una niña pequeña y rubia como Ignacio. ¡OH Dios!¡ No me roben este instante! Les supliqué, se lo pedí a Dios con tantas ganas, pero él nos abandonó hace tiempo…el mundo nos abandonó, y el diablo está presente con su uniforme.

—Dios mío, ¿Por qué creaste éstos monstruos?...no permitas que la campana vuelva a sonar…

Esa fue mi oración diaria durante estos dos años de cautiverio. Esos setecientos dieciocho días con sus noches, en los que fui violada física y mentalmente por las bestias. Setecientos dieciocho días preguntándome el porque de tanto odio y humillación.

Pero ésta historia no terminó allí. Empezó otra peor; cuando con el correr de los meses mi vientre empezó a crecer, alimentado de la carroña, del semen maldito…
Uno, dos, tres… ¿Con cual de las caras inmundas nacerá el hijo de la bestia? ¿Tendrá la cara oscura y la nariz ancha de ese? ¿Será grandote y con el ceño fruncido como aquel otro? o tal vez pequeño y oscuro, como el que observa, calla y desgarra.
Esa vez se aseguraron que no me faltara nada. Llevaba el diablo en mi cuerpo, y las bestias lo cuidaban. Igual escuché las campanas por última vez, porque después que nació el hijo de la bestia, me quedé sorda, ciega y muda.
Sólo veo a Ignacio y a mi niña en sueños.
De vez en cuando me ponen contra una pared y apuntan. Ya no me importa. Estoy esperando que la bala salga esta vez.

69 comentarios:

El rincon de mi niñez dijo...

¡¡Volviste!! que bueno, habías abandonado este blog...



♥Sobrevivir, resistir con la esperanza de poder ver nuevamente la luz, acompañar al amor, luchar, tratar de alcanzar los objetivos; ♥besos Clau

Luis Mijael Gerónimo dijo...

Hola claudia no se como llegué a tu blog y me gustó mucho, uno de tus cuentos me recordaron mi blog que dejé olvidado con un único cuento acerca de un asesino de mi país (le tuve que cambiar el nombre). Si te das un tiempito lo lees y me animo a escribir más.
http://universidadfantasma.blogspot.com/

©Claudia Isabel dijo...

Luis, lo importante es que llegaste, y que te quieras quedar.
Bienvenido!!!
Acabo de leer tu cuento, te dejé un comentario.
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Marisa, en realidad nunca me fui de este blog, solo que posteo menos que en "La perla de Janis"
Gracias por pasar.
Un abrazo

Nadie dijo...

Es tan bueno tu relato que se me puso la piel de gallina pensando que es más que eso, es más que una ficción. Me enmudecí pensando que pasó tantas veces.

Un beso.

©Claudia Isabel dijo...

Nadie, yo me sentí así cuando me metí en la piel de los personajes para poder escribirla...aveces me parte mal la cabeza. Es un tema que me jode mucho, será por eso que ya llevo escritas varias historias sobre la misma temática. Acá mismo vas a encontrar unas cuantas, y tengo otras en la gatera que largo en cualquier momento.
Gracias por leerme.
Un abrazo y feliz día!
si sos romántica y te gustan estos temas lee mi primer post "Fotos en el alma"

De Lirium soy dijo...

Terrible cuento! Sobre todo porque uno sabe que hay tantas historias reales parecidas, no? Y sí, hace mal, mucho, pero es tratar de preservar la memoria. Beso.

©Claudia Isabel dijo...

Lirium, de eso se trata de preservar la memoria y hacer catarsis contando.
Besos

El Navegante dijo...

Querida Claudia:
No me agrada ser un simple recolector de comentarios.
Me fascina que mis visitantes sean de la misma madera, tengan al msima sensibilidad al leer, que la que siento cuando me expreso.
Como puedo, naturalmente.
Encontr� tanta sensibilidad en lo que estoy navegando algo r�pido por mis circunstancias (me estoy mudando y sin Intner)en tu blog, y �sot que acabo de leer ha sido dulcemente estremecedor.
Lleno de dolor y dulzura, s� la tenura que emana de un dolor tan intenso, de quien nos cuenta paso a paso lo que significa conocerlo.
para que pueds apreciar mejor esta identidad de apreciaciones, te invito a que ingreses al enlace que tengo en Manflina`s, en mi blog, y busques en la segunda ventana (EDICIONES RECIENTES CREO QUE SE LLAMA EL ENLACE) "El Reloj que Nunca se Detiene" que me acaban de editar.
Ver�s en cu�ntas coas coincidimos sobre las coas que nos gust aexpresar, y �ste es un fen�meno que me fasicna, ya lo hablaremos cuando es`te con mas ti�mpo.
Te felicito, eres virtuosa, inquietante y muy tierna.
BIENVENIDA A BORDO
UN BESO

http://tiedgirls.blogspot.com/ dijo...

que buenas bandas sonoras habitan tus blogs...

©Claudia Isabel dijo...

Bueno, gracias, te espero por acá!
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Navegante, que bueno que hayas anclado un rato en mi blog, que bueno que podamos compartir gustos, sentires, pensamientos. Es un gusto haberte encontrado. Ahora voy a tu casa.
Un abrazo

Carlos dijo...

...traer niños, que complicado Isabel, de por si...y más aún en la situación de tu personaje.

Un si rotundo al aborto!

Saludos.

T S dijo...

Hola claudia,vine a visitar la vida es cuento, esta lindo tu rincon!!!esta lleno de ti,un beso

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, asi es, un tema muy delicado y triste. Gracias por pasar. Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Ts, gracias amiga, me alegra que te guste.
Un abrazo

EL HIPPIE VIEJO dijo...

¿ES UN CUENTO???

MARTILLAN Y DESGARRAN TUS PALABRAS...NO SÈ, LO ASOCIÈ A COSAS TAN HORRIBLES QUE HEMOS PADECIMOS...DISCULPÀ MI APRECIASIÒN.

BUEN DOMINGO CLAUDIA ISABEL!

ADAL

©Claudia Isabel dijo...

Adal, Es un cuento recreado en los años oscuros de nuestro país. Mujeres como mi personaje que parieron en cautiverio y fueron luego asesinadas...Amigo hippie, acaso la realidad no supera la ficción?
Un abrazo

azpeitia dijo...

Magnífico el relato, la protagonista no lo hubiera descrito con la fuerza que tú lo haces.
Me arrastra tu relato de principio a fin con una sola inspiración de oxígeno, cuando llego al fina lvuelvo a respirar. ¡Que más te puedo decir...insuperable la crudeza y realidad....un besazo desde azpeitia

©Claudia Isabel dijo...

Azpeitía, gracias amigo por tu generosa opinión. Cuando lo que escribo llega, por lo menos a una persona, siento que cumplí con mi deseo. Gracias
Un abrazo

nélida dijo...

Clau, amiga, que fuerte!! que triste y qué desolación!! Es vedrdad hay mucho odio, pero no nos dejemos invadir!! Te mando un abrazote

©Claudia Isabel dijo...

Nélida, asi es amiga, en este blog vas a encontrar historias así de terribles...no van a volver!!!
Un abrazo.

IGNACIO dijo...

Claudia si me meto en profundidad en este relato, temo por la hora que es, no dormir esta noche, ni con drogas.

Es similar a la historia interminable; no la del libro, la de la vida.
Besos.

©Claudia Isabel dijo...

Ignacio, asi es poeta...real y estremecedor...Gracias por pasar.
Un beso

Patricia Gold dijo...

Soy libre para opinar??..:)

entonces..decime dónde está el top rojo?? jajajaja ;)

Hay "dos "cositas en mi blog para vos..
No me preguntes cómo hice, pero HOY me convencieron de regresar...espero poder seguir..
besotes
Patry

©Claudia Isabel dijo...

Patry, el famoso top rojo lo guardé para regalartelo a vos!!! quiero la foto!!!
Ya pasé y me llevé lo que me dejaste.
Gracias!!!
Un abrazo.

Anabel dijo...

Me has dejado sin palabras, demasiado duro, como la vida, como la infravida que tuvieron que sufrir tantas mujeres en tantos momentos de cautiverio y tortura. Y siempre mujeres...

Me gustas desgarradora, pero prefiero que se me erice la piel al leer tus poemas sensuales... Es broma, muy bueno, muy duro, muy cierto.

Besos,

Anabel, la Cuentista

Georgie dijo...

A la mierda! Qué fuerte, Clau..!
Muy bueno! Parece mentira que hayamos vivido estas cosas, y que a veces hayamos estado mirando al sudeste...
Muy desgarrador...y real.
Lo contaste como siempre. Con esa "visceralidad" (alguien te definió así, y no encuentro palabra mejor) tan tuya.
Besotes!
Disfrutá de tu merecidísimo descanso.

©Claudia Isabel dijo...

Anabel, claro, es una sacudida terrible, lo se, porque yo misma lo sentí al escribirlo, y porque ha ocurrido en esa época negra de nuestro país, y también en otros países de latinoamérica.
Un abrazo amiga, y por supuesto que es preferible leer mis poemas...

©Claudia Isabel dijo...

Georgie, si amigo, es visceral y terrible y como si fuera poco, ha ocurrido!
Un abrazo

Amorexia dijo...

Que bueno es volver a leerte! me hace falta la retroalimentación! yo aún en esperasde volver, pero aqui reiniciando...

Ojala salga la bala, cuando la muerte es el alivio!

Wow! sigo maravillado!

Ven a conocer a tu sobrino virtual!

©Claudia Isabel dijo...

Amorexia, que bueno amigo saber que todo lo tuyo se va encaminando!!!
Ya voy a conocerlo!!!
Abrazos miles

Siluz dijo...

Impactante, Claudia. Que difícil narrar tanta crueldad y saber que es real. Se averguenza uno de ser parte de la raza humana.

©Claudia Isabel dijo...

Luz, es super dificil. siempre trato de meterme en la piel de los otros, y las palabras son crudas y suenan horribles...si, me pasa lo mismo, siento verguenza muchas veces.
Un abrazo

Corazón Coraza dijo...

CLAUDIA.... ESTREMECIMIENTO TOTALL!!.....PIEL DE GALLINA... REAL O FICCIÓN???.......FANTÁSTICO CUENTOO!! FANTÁSTICOO...........JE!

ABRAZOO!!:))

©Claudia Isabel dijo...

Corazon, real y ficción, real porque estas cosas ocurrieron y ficcion porque recreé la situación según lo que imagino...
Un abrazo

Patricia Gold dijo...

Hola Clau....
Recién ahora pude leer este cuento...
Menos mal que leí tu comentario a Corazón,aclarando que era ficción...sinceramente en un momento me asustaste...

Es terrriblmente descriptivo de una época más terrible aún que tuvimos que vivir..
A veces pienso cuántos habrán deseado esa bala...Dios mío.

Fuerte pero me encantó la forma en que lo escribiste..sos genial.

Ya ves me tiran más los cuentos..:)..pero igual te visito en unas horas en la Perla..

..que la pases genial.espero no estar delirando...pero recuerdo que me dijiste algo....

besito..
Patry

©Claudia Isabel dijo...

Patry, que bueno que te haya gustado y también movido internamente...esa es la idea, lo que busco.
Un abrazo

azzura dijo...

Me encanta este rincón tuyo.. creo que es el que me gusta más de todos!
Disfruté leyendo y con la música de fondo.. me haré adicta;)

Un beso niña, desde Mallorca

Leticia Zárate dijo...

Hola!!
Qué maravilloso encontrar tus cuentos, espero que nos encontremos seguido en nuestros respectivos espacios.
Además debo confesarte que somos tocallas, me llamo Claudia Leticia.

Saludos.

©Claudia Isabel dijo...

Azzura, gracias por visitarme...Me alegra que te guste.
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Claudia Leticia, bienvenida!!!
Ya te estoy visitando!!!
Sabés que Leticia se llamaba mi abuela...no es un nombre común, y me encanta.
Un abrazo

Gabriel dijo...

Hola Claudia. Terrible relato de cosas que sucedieron y muchos no vimos.
No haber visto no nos convierte en inocentes. Por algo Edipo arrancó sus ojos, el no sabía, pero...
Volveré mas seguido por este rincón.
Un abrazo.

Gabriel

©Claudia Isabel dijo...

Gabriel, si, es terrible y también cierto que no nos convierte en inocentes...Gracias por pasar.

Rodolfo N dijo...

Realmente un relato estremecedor. No soy original en la apreciación, pero es la palabra que me parece mas adecuada...
Que bien escribís!
Besos

©Claudia Isabel dijo...

Rodolfo, amigo poeta, gracias por estar. Es un tema realmetne fuerte...Gracias por pasar
Un abrazo

mi despertar dijo...

me ha gustado...te sigo...quizás algun dia pueda escribir largo

Verbo... dijo...

Es Trágico.

Besos ♥

M.

Gustavo Tisocco dijo...

Para mañana 8 de marzo FELIZ DIA DE LA MUJER

Te dejo regalito en http://poemasdegustavotisocco.blogspot.com


Un abrazo enorme Gus...

Warren Lee dijo...

Ha esto le llamo yo pintar con brocha fina, muy fina... aunque lo pintado asuste, atemorice y nos presente un panorama tan sombrío, Claudia Amiga, como el que nos has dado a conocer.

Qué me llevaste de cabeza ante tanto horror, y eso, siendo hombre, este amigo tuyo -lo digo, por tratarse, tu historia, de la tragedia de una mujer; y el tipo de suceso-, imagino y no imagino qué sentirán tus amigas al leerla.

Saludo cordial y cálido, Amiga Claudia. Aaah... y gracias por tu visita. Hacía falta.

moderato_josef dijo...

Un cuento excelente y terrible. Pero lo que me encanta es que te metas en la piel de los personajes y en la historia cuando la escribes, así me sucede a mí. Un saludo!Excelente blog por cierto!

©Claudia Isabel dijo...

Josef, muchas gracias por leerme, bienvenido!!!
Un abrazo.

BELMAR dijo...

;)

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

muy lindo...

Amor dijo...

todo optimismo el cuento, uf

:p

santi

mi despertar dijo...

No sé cual de tus blog me gusta mas...TODOS
Besos, amiga

©Claudia Isabel dijo...

Amor, este blog es depre, lo cree para contar todo eso que me jode...en mi cable a tierra para hacer catarsis...
Gracias por pasar y leerme.
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Mucha, querida, gracias por visitarme. Ya sabés cuanto aprecio tus visitas, y que tan ocupada estás.
Sos un sol amiga.
Un abrazo

Raquel Fernández dijo...

muy, muy bueno. Muy fuerte. No es casualidad que lo haya leído hoy; tiene mucho que ver con una historia cruel de mi pasado, con el que estoy tratando de reconciliarme.
Te dejé algo en mi blog.
Sabés qué? Te quiero.

©Claudia Isabel dijo...

Raquel, gracias, viniendo de vos más agradecida...
Cuando quieras compartimos historias. Yo tengo algunas también, y dejo que algo de ellas queden en la ficción...Me encantaría charlar con vos...
Un lujo tu presencia aquí...
Sos un sol!!!
Un abrazo enorme

Nyki dijo...

Muy lindo

Me ha encantado mucho.

Te deseo un excelente semana.

Un beso

Nyki

©Claudia Isabel dijo...

Nyki, gracias por pasar y leerme.
Un abrazo

Ñoco Le Bolo dijo...

Tan duro como necesario.
Necesario saber que la ficción del hoy puede ser la realidad de mañana, como lo fue del ayer.

Y no hay balas suficientes!

Nyki dijo...

Hola

Estoy otra vez por aqui.

Tengo un regalito para ti en mi blog,espero que te guste.

Un saludo

Nyki

Patricia dijo...

Claudia, me desgarraste el alma! eS IMPRESIONANTE la calidad de lo que escribís!
Y tu profundidad, tu riqueza, tu imaginación...Uf! Salgo a tomar aliento...
Besos
Patricia

©Claudia Isabel dijo...

Patricia, gracias por tus palabras, por leerme y acompañarme en las historias.
Un abrazo enorme.

Carlos Paredes Leví dijo...

Una narración impecable, excelente, y de una ficción tan verídica que desgracidamente podría apuntar la coletilla: "basada en hechos reales".
La bestialidad de tiempos oscuros y amorales en que la tiranía de los débiles se impuso a una mayoría sufrida.
Un saludo.

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, de alguna manera lo es. No le puedo poner nombre y apellido a las víctimas, pero se parece a la historia de muchos.
Gracias por leerme con atención.
Un abrazo

BELMAR dijo...



"Hay que volver a la muchedumbre,
su contacto endurece y pule.
La soledad ablanda,
corrompe y pudre."

Nietzsche

Un diamante negro