viernes, 9 de mayo de 2008

Seddon...(otro capítulo)


Seddon…
Hace días que la búsqueda se volvió obsesiva. Después de ese extraño encuentro en “La Paz” las cosas volvieron a cambiar, quizás de manera imperceptible para cualquiera; pero no para mí, que me hallaba conectada a vos más allá de Internet.
Primero la incipiente metamorfosis, luego esa huida inexplicable.
Una de esas tantas noches en que recorría los bares del bajo, chocándome con borrachos y drogadictos, esquivando sus manos sucias y vomitadas, tapándome los oídos para no escuchar sus insultos aberrantes; me pareció verte fugazmente, no a vos; era ese sobretodo anticuado y arrugado que siempre usas y que te da ese aspecto teatral de personaje absurdo de miniserie de terror.
Seguí al sobretodo por esas calles mal iluminadas. Todo fue inútil, simplemente desapareció. Entonces volví sobre mis pasos y caminé unas cuadras por esas calles dónde ni el diablo se animaría a andar.
Que curioso es todo, porque no te seguía a vos. El sobretodo había tomado vida, se te había hecho carne.
Yo seguía un sobretodo raído y manchado que vagaba por las calles mal iluminadas de San Telmo, y que se perdía en un patio de conventillo abandonado. Vos estabas. Sentí inmediatamente tu presencia, como si te respirara en ese aire espeso y contaminado. No sé si la escuché o la imaginé; tu risa ahogada y burlona. Estabas, fue durante unos segundos que vi el brillo de tus dientes increíblemente blancos reluciendo en la oscuridad del pasillo. Hasta escuché retumbar en mi cabeza: “joer preciosidad, siempre tan hermosa” “Mi paloma triste…que triste estás”
Ahora sonaba bien porteño. Esa ambigüedad en la forma de hablar es otro de los misterios que te rodean Marcos, mi adorado Marcos, sos una sombra que se atraviesa en mi vida, que me cubre y se aleja; que me huele y me roza, como un gato en la oscuridad.

De todas maneras escapé. Quizás es lo mejor que se hacer.
Desde que el temblor no me permite dibujar, solo me dedico a estudiarte, y analizar esas pequeñas obsesiones que se asocian al deseo de tenerte como cualquier mujer a su hombre, como una hembra al macho.

Volví hacia “El Seddon” atraída por la melodiosa voz de una cantante de jazz, pedí una bebida fuerte y me quedé ahí.
Otra vez era una paloma triste desolada, escuchando llorar las notas de una canción imposible, haciéndome siempre las mismas preguntas absurdas; sin poder vencer esa languidez mental que no me dejaba pensar objetivamente, bebiendo un trago tras otro, enajenada: When I look in your eyes,… tus ojos, decía la voz llorona de la cantante ¿qué veo en ellos? me pregunto. Y entonces me pareció verte en las caras de otra gente. Un mosaico de caras, tu cara Marcos, tus ojos verdes inyectados de sangre, de noches interminables de insomnio y locura. Tus ojos apasionados penetrando mi piel, estremeciéndome; mientras me observabas desde un rincón y tu lengua lamía una y otra vez tu boca seca, sedienta, con esa expresión de deseo. Como si yo fuera algo imposible de alcanzar. Alguien a quien no se puede tocar.
Se que quise abarcarte con mis brazos, pero terminé en una salita de primeros auxilios con la nariz fracturada. Lo único que recuerdo fue el llanto. No podía parar Marcos, es como si nunca hubiese llorado. Fue tal el llanto, que la enfermera se me acercó para consolarme, y me dijo “no te preocupes, Marcos estuvo todo el tiempo que duró tu desmayo” y agregó “le prometí no hablar, pero no puedo cumplir”
Cuando reaccioné y dejé de tragar mis lágrimas, quise preguntarle, pero ya no estaba en el lugar.
Imagen, Bar Seddon en San Telmo.

52 comentarios:

freeway_flyer, EUSKADI. dijo...

SABIA DE TU ARTE EN VERSO, PERO YA VEO QUE EN LA PROSA Y NARRATIVA TABIEN SOS UNA GRAN MAESTRA, LINDO ENCONTRAR GENTE COMO VOS QUE TRANSMITE TANTO CON EL USO DE LA LETRA!!! UN ABRAZO FF

yo soy dijo...

¿sabes qué es lo maravilloso de los blogs? lo maravilloso es que antes uno leía un libro y se conmovía o veía una película y se conmovía, pero el autor permanecía ajeno y lejano

lo maravilloso es que me he conmovido según llegaba al final de tu post y que la conmoción es más valiosa en cuanto te aprecio y te conozco y te siento amiga, y prefiero mil veces conmoverme contigo que con un autor de quien nada sepa

beso

yo

©Claudia Isabel dijo...

FF, muchas gracias amigo!!!
Te espero por acá cuando gustes.
Un abrazo enorme.

©Claudia Isabel dijo...

Si Santi es maravilloso! lo que nos transmitimos mutuamente lector-autor, autor-lector, ese ida y vuelta permanente...cuanto más cuando existe el afecto, la amistad...gracias amigo por leerme, de esa manera me acompañás y me mimás

Un abrazo enorme

Patricia Gold dijo...

Sabes el placer que me da leerte.
Y en prosa es un éxtasis para mi.
Vivo estos capìtulos..estoy ahí,con ellos.

Qué personaje Marcos!!!esa ambigüedad me atrapa.

Espectacular Clau..me gusta que ella reconozca en forma más clara esa devoción o adicción? que tiene con Marco.

Me parece estar entre dos persnas de carne y hueso, pero por momentos con fantasmas.
Alucinante...me fascinó!!!

El próximo que sigue en mi cartelera,andá eligiendo imagen.

besotesss...
esperono tener que esperar tanto para el próximo capítulo.(porfi)

Patry

©Claudia Isabel dijo...

Patry, son casi fantasmas. Personas sin tiempo vagando por la ciudad, pero encerrados en si mismos...
La historia continúa...
Un abrazo

Amorexia dijo...

Que extrañas son las noches de resaca, moral y física.

Los vicios suelen ser farmacodependientes y sentimentales según tu excelente texto.

Saludos desde mi extraño país.

©Claudia Isabel dijo...

Amorexia, asi es. En este caso personajes complejos de la noche anacrónica...
Gracias por pasar.
Un abrazo

lully desnuda dijo...

Claudia Isabel!!

Inmersa en tus letras hasta vi a Marcos con el repasar de su lengua en su boca y eso sobre todo deambulando por las calles y... tú detrás.

Un relato que no me soltó, me acarició y me agarró por momentos.

Te abrazo amiguis!

©Claudia Isabel dijo...

Lully, que bueno amiga!!!
Gracias por pasar...Un abrazo enorme

Ricardo J. Román dijo...

Muy interesante tu escrito, amiga. Los cambios siempre son buenísimos, siempre y cuando sean para bien.

Saludos.-

De Lirium soy dijo...

Me gustó mucho tu escrito. Cuántas historias así se encuentran en la ciudad, tenés el don de plasmar tu mirada en letras. Espero continuación! Un beso

Rodolfo N dijo...

Pero que buen relato, amiga!
Apasionante , misterioso y con un color de tango escondido...
Besos, y espero la continuación

F e r n a n d o dijo...

Es verdad (aquí yo en otro de tus espacios, conociéndote).
Esa imagen del Bar en San Telmo, no puedo evitar nombrarla porque me manejo con ellas.

Dicen tanto con un lindo escrito como este a su lado!

Cierto es como dicen más arriba, la emoción de ver el escrito, la imagen y a su autora aquí de testigo del espectador (el último eslabón para que la creación sea completa no?).

Ya basta de palomas tristes eh!
Todo lleva su tiempo, pero los sentimientos compartidos pesan mucho menos y nos liberan. Nos hacen crear si tenemos el don.

Un gran abrazo, tengo mucho para leer de vos todavía!, ouch!!!
;)

©Claudia Isabel dijo...

Ricardo, que gusto tenerte por acá!!! Gracias por acompañarme.
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
©Claudia Isabel dijo...

Lirium, asi es amiga. Pienso mucho en esos mundos paralelos y desconocidos que habitamos. Es muy interesante lo que se puede observar en la noche y sobre todo en lo que podemos imaginar desde esa mirada.
Gracias
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Rodlfo, asi es amigo, porque cada calle de San Telmo es increiblemente mágica, musical e insomne...
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Fer, que bueno que recorras también este blog...me gusta sacar fotos. Las imagenes forman parte de todo este proceso de escribir.
Que gusto tenerte por acá...
Un abrazo enorme

Soledad Sánchez M. dijo...

La espera ha merecido la pena. Sigo el camino de esta joven absolutamente enamorada, poseída por Marcos, al que busca y reconoce en las presencias ajenas. Esta soledad de la búsqueda que describes tan bien, imprime un aire de melancolía muy medida en todo el relato. Y Macos la ama. Creo intuirlo, mejor, quiero creerlo. Espero tu siguiente capítulo para enterarme.
Magnífico, Claudia.

Un beso.

Soledad.

©Claudia Isabel dijo...

Soledad, yo también creo que él la ama; a su manera, como quizás quieren los fantasmas en vida.
Gracias por la compañía
Un abrazo

El Peruano Dorado dijo...

Muy buena historia la de Marcos. Todolo que escribís es excelente, atrapante... Algún día me contarás de dónde salen todas esas cosas.Un beso.

Patricio

Patricia dijo...

No puedo imaginarme un lugar mejor para esta historia de pasión tan intensa.
Además de tu relato espectacularmente narrado, elegiste la escenografía perfecta!
¡No dejás de sorprenderme Claudia!Buenas noches amiga
Patricia

©Claudia Isabel dijo...

Patricio, salen del mismo lugar que te salen a vos. Es absoluta ficción... donde tengo algo sobre mí es en la hija de la lágrima...
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Patricia, si, ese bar es espectacular, siempre lo pensé como escenario para muchas historias. Además voy a escuchar a cantantes y músicos de jazz, que es mi debilidad...
Besitos, gracias por la compañía.

b dijo...

un cálido saludo matinal...

©Claudia Isabel dijo...

B, ahora estoy endulzándome los oidos y todos los sentidos con tu música genial!
Besos

Leticia Zárate dijo...

¿Es el fragmento de una novela? Almenos eso dice tu etiqueta, pues bueno, quedaría perfecto como cuento, eso pienso. Pero ya que dices que es una novela, no me cabe duda de que con sólo leer este fragmento, me ha dado ganas de leer la creación entera.
Muy bueno en verdad.

Saludos.

©Claudia Isabel dijo...

Leticia, la idea de esta novela es que cada capítulo tenga su título y que no sea necesario que estos sigan un orden cronológico. son como pequeños cuentos.
Muchas gracias por pasar y acompañarme mientras me lees.
Un abrazo

Nyki dijo...

Hola amiga.

Muy interesante lo que escribiste,me gusto mucho.

Disculpame por no llegar antes por tu blog.

Un beso y cuidate

Nyki

juan borges dijo...

clau es apasionante, no dejas de sorprenderme!!!!

©Claudia Isabel dijo...

Nyki, de vuelta al ruedo amiga!!!
Un abrazo

©Claudia Isabel dijo...

Juan, poeta, eso es bueno!
Gracias por pasar.
Besos

Ñoco Le Bolo dijo...

Te leo admirado.

©Claudia Isabel dijo...

Ñoco, gracias por pasar!!!
Un abrazo enorme

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que interesante relato, como me confundió, desde lugares oscuros y siniestros, bares, idioma corporal, y al final en una enfermería.

Es impresionante como se manejan los detalles en el relato, y como lo haces tan vivido para uno que lo lee y lo atrapa.

Ojala la nariz sane prontamente.
Saludos

©Claudia Isabel dijo...

Roy, es el capitulo de una novela que estoy escribiendo...Veremos hasta donde llegan estos personajes tan fantasmales y anacrónicos que andan por Buenos Aires...
Gracias por leerme con paciencia.
Un abrazo enorme

Carlos Paredes Leví dijo...

Devuelvo gustoso tu visita. Me gusta la esencia fantástica de tu cuento, algo que viene propiciado por el sempiterno misterio que emana la nocturna Buenos Aires....mucho más en San Telmo y con un Café de por medio. No fue casualidad que en ella escribiera Borges sus cuentos después de pasearlos incontables veces por las calles.
Un saludo y te advierto que pienso volver. De seguido, así que convídame con un café; sin azúcar y en porcelana.

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, Buenos Aires tiene ese queseyo, viste! diría el Polaco Goyeneche...te espero con un pocillo centenario de Bar de la av. Corrientes o de Av De Mayo...
Un abrazo

Carlos Paredes Leví dijo...

Nunca he visto pasar a todo personaje peculiar en tan poco tiempo, como durante esos cafés que me tomé en Corrientes esquina Callao. ¿De dónde salen? ¿los pone la Municipalidad como figuración?.....
Saludos.

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, a mi me pasó lo mismo pero en corrientes y Montevideo, en el Bar "La Paz"... podría escribir una novela solo con las cosas que vi y escuché, increible...y si, creo que ellos se juntan y el viento los amontona...conocí desde voyeurs, hasta psicologos medicados, locos de todas las clases que te puedas imaginar, etc...
Saludos

Carlos Paredes Leví dijo...

Claudia:
en algunos de mis post siempre hago mención a cómo alguno de mis personajes se van a levantar locas a Corrientes....en la misma avenida donde Umberto Eco encontró la inspiración para su Nombre de la Rosa o donde Onassis trabajó de lavaplatos y sirvió un café al mismísimo Gardel...Aparte de estos, viejos putos, taxi boys imberbes, jovatas con ganas de rejuvenecerse, miembros de la Secta de Onán, cajeras de librería con ansias de escritora, etc., etc., etc.
Corrientes inspira.

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, sin duda es una fuente inagotable de inspiración, jajaj!!! durante mucho tiempo he recorrido maravillada sus bares, sus librerias, siempre como una turista fascinada; también hice teatro en el rojas, y anduve algo en la movida under de los 90, que fue increible! y fuente de inspiración para muchos de mis personajes...
Me encantaría que leas algo bastante under que escribí en mi otro blog www.otrahijadelalagrima.blogspot.com
es un cuento en tres partes: "Regina"
Besos

Carlos Paredes Leví dijo...

Lo leeré con gusto.
Un saludo.

©Claudia Isabel dijo...

Carlos, ok, gracias!!!

Amorexia dijo...

Por cierto, cambie mi dominio, ahora es www.amorexiacr.com por si quieres actualizarme en tus links.

Saludos desde mi extraño país.

The yeguas dijo...

Sita yegua Argentina

Le tenemos nuevo test.!!

Y recuerde que pal frío
el copi copi es calentito…

Saludos,

Las Yeguas Chilenas.

Amorexia dijo...

Por cierto, cambie mi dominio, ahora es www.amorexiacr.com por si quieres actualizarme en tus links.

Saludos desde mi extraño país.

©Claudia Isabel dijo...

Amorexia, ok amigo!!!

©Claudia Isabel dijo...

The yeguas...que yeguas que son!!!
la yegua viciosa cumple igual que yo el 9 de abril, y al igual que ella amo a la Joplin, dos casualidades!!!
Abrazos de la yegua argentina!!!

Soledad Sánchez M. dijo...

Nada más paso a verte y desearte una buena semana.

Un beso.


Soledad.

©Claudia Isabel dijo...

Soledad, muchas gracias. Los mismos deseos para vos.
Un abrazo

Un diamante negro